Carrera de Licenciatura en Música del IMUS logró acreditación por 7 años

el .

imus entrada pTras un extenso proceso, la Comisión Nacional de Acreditación CNA le otorgó esta categoría, que será mantenida hasta abril del 2019

Una excelente noticia recibió a mediados de abril la comunidad del Instituto de Música (IMUS) de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso: el programa de Licenciatura en Ciencias y Artes Musicales fue nuevamente acreditado por 7 años ante la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) –el 2006 lo había obtenido por primera vez-, sumándose de esta forma a las carreras de Pedagogía en Música, acreditada en el 2009 por 5 años, e Interpretación Musical, acreditada por 6 años en el 2011.

El académico Carlos Miró, jefe de carrera, destaca que la acreditación es importante porque es una certificación pública de la calidad del programa que impartimos. Esto significa que tanto el Ministerio de Educación como la sociedad chilena pueden tener confianza en que la formación musical entregada en nuestra institución es de calidad. Para nuestros estudiantes es importante también porque estar en una carrera acreditada les da acceso a recursos del Estado para el financiamiento de sus carreras.

Respecto a los beneficios que se obtienen con la acreditación, además del reconocimiento oficial a la calidad del trabajo que se realiza, el profesor Miró también enfatiza lo que el proceso ha aportado al IMUS.

La carrera y todo el instituto analiza su realidad interna, sus propósitos, sus recursos humanos y materiales, sus procesos internos (admnistrativos, curriculares, etc.), generando mucha información que ayuda a reconocer el estado de avance de su desarrollo institucional, el logro de sus metas y a detectar sus falencias y debilidades, generando soluciones. Esto se llama capacidad de autorregulación, y el sistema de acreditación prevé no solo certificar la calidad en un momento del programa, sino también la capacidad de darse cuenta de su estado e implementar las mejoras que estén haciendo falta, detalla.

Este proceso comenzó a mediados del 2010 y finalizó a mediados del 2011, teniendo como características principales haber sido bastante participativo e intenso. Se revisaron muchos elementos de la carrera, como perfil de egreso, plan y programas de estudio, estadísticas de ingreso, avance curricular y egreso, recursos económicos, recursos humanos y vinculaciones con el exterior, entre otros temas, participando especialmente alumnos, egresados, profesores y empleadores.

Afortunadamente, la universidad, a través de la Unidad de Aseguramiento de la Calidad, nos ayudó mucho con la recopilación de información y puso a nuestra disposición una asesora que nos orientó durante todo el proceso, agrega Carlos Miró.

Finalmente, desde la perspectiva del alumno, el jefe de carrera de Licenciatura en Ciencias y Artes Musicales considera que como la acreditación reconoce la calidad de la formación, esto debiese darle más confianza tanto a los estudiantes como a sus familias, de que están optando por un excelente programa académico, a lo que se suma que el Estado entrega sus recursos sólo a los alumnos que estudian en carreras acreditadas.