Compositor del IMUS hará pasantía en Fundación Casa Wabi de México

el .

enrique introEnrique Schadenberg fue seleccionado para participar en residencia artística de un mes.

Tras haber postulado a un concurso lanzado por Iberorquestas, el compositor y profesor del Instituto de Música (IMUS) Enrique Schadenberg obtuvo una de las becas para ser parte de una residencia artística en la Fundación Casa Wabi de Oaxaca, México, apoyado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA).

De acuerdo a lo que explica el joven músico, “fueron 3 compositores seleccionados dentro de todos los países que componen Ibermúsicas. Es con la finalidad de llevar a cabo un taller de composición musical con las bandas infantiles y juveniles de la costa de Oaxaca. El resultado de este taller será una composición original que podrá ser tocada por cualquier banda infantil/juvenil de los países que integran Iberorquestas Juveniles”.

enrique2Ésta residencia artística se realizará entre el 24 de abril y 27 de mayo de 2018 y considera compartir experiencia con otros músicos, artistas de otras disciplinas y con las comunidades locales, además de alojamiento y espacios de estudios en las dependencias de la fundación ubicadas en Puerto Escondido –a 800 kilómetros al sur de Ciudad de México-, las que fueron diseñadas especialmente por el arquitecto japonés Tadao Ando.

Respecto de los resultados de esta residencia, Enrique Schadenberg, quien es Máster en composición de música aplicada a medios audiovisuales y escénicos del Conservatori de Liceu de Barcelona, asegura que “espero poder contribuir al desarrollo musical de los niños de las bandas con las que trabajaré, promoviendo espacios de estimulación creativa en los talleres y poder llegar en conjunto a la creación de la obra que debemos desarrollar durante ese mes”.

Agrega que “creo que lo que será más significativo para mi será traer toda la visión que ellos tengan sobre la creación e interpretación de la música que realizaremos en conjunto, con el objetivo de compartirla a la vuelta del viaje en Valparaíso”.

El compositor del IMUS profundiza en este punto: “en este caso particular no es un orquesta juvenil como las tenemos entendidas en Chile, porque los instrumentos que utilizan y la música que interpreta no viene necesariamente de una tradición académico europea si no también rescatando, apoyando y financiando a otro tipo de manifestaciones musicales. Precisamente en México las bandas de la costa de Oaxaca con las que trabajaré interpretan música que se conecta con una tradición que se conecta también con las tradiciones de las personas que viven ahí, por lo que es uno de los puntos que más me entusiasman y creo que es lo que más se quedará conmigo luego de esta gran experiencia”.

casa wabiEnrique Schadenberg es director artístico del ensamble de Música Contemporánea F(r)actura, perteneciente al Estudio Modular de Música Actual de Valparaíso. También fue director asistente de la Orquesta Juvenil PUCV y actualmente desempeña el cargo de coordinador en la orquesta del Conservatorio PUCV. Ha trabajado en el área de educación musical desde el 2011 como fundador y director del proyecto Escuela de Música Ayekantun, junto a otros músicos de la ciudad de Valparaíso, donde realizan diversos talleres instrumentales y de creación musical para jóvenes en etapa escolar. Además es profesor en la asignatura de teoría y lectura musical en el Conservatorio de Música y como profesor en las cátedras de Organología e Instrumentación del IMUS.

Fundación Casa Wabi fue fundada en el 2014 por el mexicano Bosco Sodi y su eje central es el compromiso social a través de las artes. “Estamos convencidos que un encuentro personal con el arte tiene un impacto positivo en la vida de aquellos que entran en contacto con éste, es por esto que trabajamos con proyectos que los artistas residentes elaboran, especialmente, para las comunidades de la zona”, reseñan en su página www.casawabi.org.

El programa de residencias de Casa Wabi está enfocado a abrir un espacio de reflexión y trabajo para que los residentes se nutran de la simplicidad rústica del entorno natural que ofrece la costa oaxaqueña, así como del intercambio con los miembros de las distintas comunidades locales, propiciando encuentros multidisciplinarios entre distintas generaciones que estimulen sus inquietudes experimentales y creativas, y que contribuyan al desarrollo de los tejidos sociales y culturales de la zona.

enrique1