Académico Rafael Díaz celebra 28 años de vida musical con presentación de disco

el .

disco intro"Último hogar" será introducido por el profesor Boris Alvarado y el guitarrista Ignacio Barra ejecutará una de las obras.

Como una forma de celebrar sus 28 años de carrera como músico, compositor y académico, el profesor del Instituto de Música (IMUS) de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Rafael Díaz, presentará su disco "Último hogar".

Esta actividad se realizará el próximo viernes 9 de diciembre en la Sala Margot Loyola del IMUS, desde las 12 horas, y la presentación estará a cargo del compositor y director de orquesta, Boris Alvarado.

Además, en esa jornada Díaz obsequiará una copia de su disco a todos los asistentes para hacerlos partícipes de la celebración, y también habrá una ejecución musical de una obra del disco, a cargo del guitarrista formado en el IMUS Ignacio Barra.

Rafael Díaz es compositor y etnomusicólogo, y trabaja en el IMUS desde el 2001 enseñando Análisis y, actualmente, dicta un curso orientado al estudio de la música chilena vinculada con la cultura musical de los pueblos precolombinos.

Como compositor, ha escrito hasta la fecha unas cincuenta obras, muchas de ellas vinculadas con la música ritual de los pueblos originarios que habitan el actual territorio de Chile.

Como etnomusicólogo, sus principales líneas de investigación son la performática musical de los pueblos originarios y la arqueomusicología de los instrumentos musicales precolombinos.

A lo largo de sus 28 años de carrera, ha editado cinco CDs con su propia música, dos DVDs de teatro musical multimedial-interactivo y publicado tres libros, todos ellos dedicados al estudio de las manifestaciones musicales de los pueblos originarios y la interacción de esta tradición precolombina con la música contemporánea chilena.

Actualmente, además de dar clases la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, dirige tesis de post-grado en etno y arqueomusicología en distintas universidades de Chile y el extranjero.

afiche ultimo hogar